RADIO PATRULLAS

Eran los últimos días del año 1949, y el avance técnico – ­ científico ya estaba al alcance detodos, excepto de la Policía que se desplazaba y comunicaba lentamente para entregar su auxilio, así parecía.

La verdad, en cambio, era distinta Carabineros efectuaba toda clase de economías en sus diversos ítem para reunir fondos, adquirir vehículos policiales y demostrar que su efectividad los hacía indispensables.

EI dinero acumulado después de años, sólo permitió la adquisición de ocho automóviles y una Central de Radio que constituyeron la 17a Comisaría Radiopatrullas. La Jefatura Superior dispuso que el entonces Mayor Emilio Oelckers Hollstein se hiciera cargo de la moderna unidad motorizada, pero se Ie asignó por cuartel las antiguas caballerizas de la 7a Comisaría de Santiago.

EI 7 de junio de 1950, la Institución entregaba a la ciudadanía un nuevo servicio que, poco a poco, reforzó la tranquilidad de la población.

Se optó por adquirir patrulleros marca Ford, y el servicio se hizo sobre la base de tres turnos fraccionados, muy convenientes, para el personal de choferes.

Los automóviles tenían motores de 100 HP, que les permitían alcanzar hasta 160 Kms. por hora.

Se estableció el color negro abajo y blanco arriba, quedando prohibida esta combinación para los vehículos particulares.

Su intervención estaba llamada a ser inicial, con la prontitud suficiente para asegurar el orden, auxiliar las posibles víctimas, detener culpables y normalizar el transito.

Se estableció el uso reglamentario de luces intermitentes y de las sirenas, como asimismo del armamento, una impresionante metralleta a la vista de todos.

Los roles que se asignaron a este servicio fueron: Preventivo, Represivo, Fiscalizador y de Comunicación. Los dos primeros orientados al servicio de población y los dos últimos como una colaboración a otras unidades y jefaturas.
AI principio, llevaban un pequeño tubo fluorescente sobre la cabina central, lo que hacía confundirse a la gente, especialmente a los noctámbulos que los tomaban por taxi.

EI Mayor Oelckers, los hizo numerar del 20 adelante, para dar la sensación que eran muchos los automóviles patrulleros.
Poco a poco, las necesidades y el crecimiento de la urbe, determino aumentar los medios y las dotaciones.

*EXTRAIDO DEL LIBRO HISTORIA DE LA FUNCION POLICIAL EN CHILE, 4a PARTE (1927 – 1950), DEL GENERAL INSPECTOR SR. RENE PERI FAGERSTROM.

imprimir

 8

Sin comentarios

Quien está en línea