Alergia primaveral: síntomas y tratamientos

La primavera es una fecha muy esperada, pero temida por los alérgicos, pues es la estación del año en donde más proliferan las alergias. Aunque en rigor la alergia primaveral no existe como tal, lo cierto es que en esta estación se agudizan algunos cuadros alérgicos respiratorios; principalmente porque esta época del año trae consigo la polinización de pastos, malezas y árboles, los que conforman los alergenos o sustancias causantes de los trastornos alérgicos más comunes a partir de septiembre. En Chile la aparición de pólenes de plátano oriental, álamo, pasto, maleza, entre otros, los convierte en los principales culpables de las molestias respiratorias que traen las alergias.

Por otra parte, la picazón en la nariz, paladar, oídos y garganta, congestión nasal, el enrojecimiento conjuntival, inflamación y picazón de los párpados y el lagrimeo, son los signos y síntomas más frecuentes a la hora de manifestarse la alergia, llegando a producir dificultades respiratorias, eccemas y crisis asmáticas en los casos más graves. Está comprobado que esta enfermedad puede producir trastornos en la calidad de vida de la población que la padece, ya sea desde el punto de vista físico como también el psicológico.

La alergia posee un componente genético importante, es decir, se presenta mas frecuentemente en pacientes con familiares directos que tengan alguna enfermedad alérgica. Por otro lado, ésta se puede manifestar a cualquier edad.

La mayoría de las alergias no tienen cura, pero es posible encontrar tratamientos que permiten controlar las reacciones adversas y aliviar sus síntomas.  Por eso es el momento de adoptar rutinas preventivas que pueden evitar inhalar el polen, presente en el aire que se respira:

  • En la medida de lo posible, debe evitarse salir a la calle en las horas en las que la concentración de polen es mayor: al amanecer y al atardecer. En cualquier caso, es preferible evitar los parques y jardines.
  • Si se sale, utilizar gafas de sol para proteger los ojos del polen.
  • Mantener las ventanas de casa cerradas para evitar la entrada del polen, especialmente si hace viento y sol. Bastan diez minutos para ventilar la casa, pero hay que hacerlo en el momento en que la concentración de polen es menor: a mediodía.
  • Hay que extremar la limpieza y evitar la concentración de polvo en la casa. Usar la aspiradora en vez de la escoba para barrer y aspirar la casa de manera exhaustiva por lo menos 2 veces a la semana. Para la limpieza de muebles, siempre con paños húmedos, nunca con plumero.
  • Mantener las ventanas del vehículo cerradas.
  • Evitar salir al aire libre los días de mucho viento, ya que se produce un aumento en la concentración de pólenes atmosféricos.
  • Evitar secar la ropa durante las horas de máxima polinización, el polen queda atrapado en la ropa húmeda.
  • Informarse de los niveles de pólenes atmosféricos a los que es alérgico y extremar las precauciones si son elevados.
  • Evitar entrar en contacto con otros agentes irritantes como el humo de tabaco, que pueden potenciar la reacción alérgica.
  • Evitar salir en días secos y con viento.
  • Si se practica ejercicio físico regularmente, conviene hacerlo en casa o, de lo contrario, lejos de parques y jardines.
  • En los días de mayor concentración de polen es conveniente darse una ducha al llegar a casa y cambiarse de ropa para eliminar todo el polen que se haya podido acumular sobre el pelo, la piel y la vestimenta.

Visita un especialista: si estos consejos no son suficientes para prevenir y disminuir las molestias producidas por los alérgenos del ambiente, es conveniente visitar a un especialista (dermatólogo, otorrinolaringólogo o inmunólogo) que nos pueda recetar los medicamentos adecuados para nuestra alergia.  Es importante recordar que los antihistamínicos deben ser recetados por un médico, ya que la efectividad de un medicamento dependerá de nuestro organismo. Por eso es necesario mantener controles periódicos con un especialista para monitorear la evolución y recurrencia de las molestias y síntomas.

General (S) Magali Chacaltan

imprimir

 4

Sin comentarios