CONTROL DEL ORDEN PÚBLICO: Propuestas de mejoramiento

Carabinero Sebastián Zamora Soto, ESTAMOS CONTIGO.

Hay países que se destacan por su cultura, así como el alto nivel de calidad humana y profesional de sus autoridades, como también de la estatura intelectual de los parlamentarios y, en consecuencia, por el diseño de políticas públicas, que con su esfuerzo y trabajo generan crecimiento y gran desarrollo, logrando indicadores que satisfacen adecuadamente las necesidades y demandas de sus habitantes.

En estas naciones son infrecuentes las manifestaciones ilegales y/o violentas que, alteren el orden público, por cuanto, los Gobiernos se adelantan a los hechos, son proactivos. Son escasas las protestas que produzcan daños a la propiedad pública o privada y menos a las personas, en esos países los “manifestantes actuando conforme a sus derechos” no queman 32 estaciones de la red del Metro, iglesias, pequeños negocios y microbuses; no destrozan monumentos históricos ni atacan a los cuarteles policiales, no lesionan gravemente a los Policías, es decir, no destruyen a su patria. En esos países existe y se respeta el estado de derecho, gracias al liderazgo de sus Presidentes o Primeros Ministros, según sea el modelo de gobierno.

Lamentablemente muy distinta es la situación en nuestro país; donde solamente interesa el provecho que se le puede sacar a cada cargo político, caracterizándose quienes gobiernan por su notoria ineficiencia, la repetición de errores, la tozudez al tomar decisiones, la poca inteligencia, así también como por la incapacidad de aplicar la autoridad cuando se requiere, etc., lo que finalmente y al comprobar manifiesta inoperancia, quienes utilizan la violencia para quebrar voluntades, la usan para lograr sus viles y antidemocráticos objetivos. Ellos no construyen, solo destruyen; ellos no hablan, insultan; ellos no piden, quitan; ellos no reflexionan, atacan. Infortunadamente para algunos, tales conductas son necesarias para conseguir el poder a toda costa.

Lo que no se puede entender, es cómo la autoridad legítima y elegida por votación popular, la cual juró respetar y defender la Constitución y las leyes, no cumple el Art. 24 de la Constitución Política de la República (CPR) que dice “Su autoridad se extiende a todo cuanto tiene por objeto la conservación del orden público en el interior y la seguridad externa de la República…”; prefiriendo el dejar hacer, para no tener problemas con la oposición.

El resultado de esta falta de autoridad, se traduce en manifestaciones públicas generalmente no autorizadas, las que se transforman rápidamente en agresivas, muy violentas y con uso de todo tipo de armas en contra de Carabineros, la única institución del Estado que asume la responsabilidad constitucional de restablecer el orden público alterado.

Lo triste del caso, es que los Carabineros que están para proteger a la ciudadanía y sus bienes, son víctimas de estos violentistas, que les golpean con objetos contundentes, les lanzan bombas incendiarias para quemarlos vivos e incluso les atacan con armas de fuego para matarlos, muchas de ellas de guerra y de alto calibre. Esto ocurre, porque estos delincuentes ya saben que quienes siempre van a perder son los Carabineros, porque no tienen el apoyo de la autoridad, que prefiere sacrificarlos, no importando los golpes y lesiones que sufran, porque si reclaman les quitan el empleo, lo que es una cobardía y; porque increíblemente a estos defensores de la sociedad, tanto el mismo Gobierno, la Contraloría General de la República, el Consejo de Defensa del Estado, el parcial y discriminador INDH y otras organizaciones, les miran con desprecio, no se les reconocen sus derechos, tratándolos como un número de poca importancia que no interesa para nada ni a nadie, menos ser tratados como seres humanos, llegando al extremo de desconocer hasta sus derechos laborales, como la regulación de su jornada laboral; el hecho que el Estado no les paga ni el Seguro de Vida, debiendo ser cubierto por los propios Carabineros. También se le desconoce el derecho a una defensa jurídica por procedimientos ocurridos en actos del servicio, mientras son atacados cobardemente, quedando en una completa indefensión. Más aún, en el caso de ser sometidos a prisión preventiva por daños colaterales, no se les continúa pagando sus remuneraciones, vale decir, su familia queda sin sustento.

Todo lo anterior hace mirar a los países desarrollados. Un ejemplo de los derechos reconocidos a las Policías es lo acontecido en España, con la Benemérita Guardia Civil, el año 1994 tras previa tarea gremialista, surgió la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) www.augc.org hoy con 31.000 afiliados, lográndose obtener la histórica demanda de fijar una jornada laboral semanal, descansos dignos, derecho a defensa jurídica y otros que estaban reprimidos por el Estado en su condición de empleador. El año 2007 se promulgó la Ley Orgánica 11/2007 de los derechos y deberes de los Guardias Civiles, garantizando el derecho a la asociación profesional.

El delicado escenario social y político, que sufren y deben enfrentar los Carabineros, les implica pagar altos costos personales, familiares y profesionales por haber actuado en actos del servicio con resultados lamentablemente no deseados. El Estado, el Ministerio Público, el INDH, la Defensoría de la Niñez y los políticos, depredadores del siglo XXI, ahora se han ensañado con el más débil, un joven de 22 años; de origen humilde, hijo de ese pueblo que dicen defender. Él es SEBASTIÁN ZAMORA SOTO, un joven no deliberante, apolítico, lleno de esperanzas, y con amor por su patria; un CARABINERO, quien ya fue condenado comunicacional y públicamente mucho antes del fallo de los Tribunales de Justicia, como autor de un delito no comprobado, formalizándolo como autor de homicidio frustrado por supuestamente haber empujado a un menor manifestante al río Mapocho, de quien existe evidencia de su actuar de extrema violencia.

Se publicó en diarios nacionales, “El Ministerio Público no ha formalizado a ninguno de los cientos de detenidos por hechos violentos a contar del 18 de octubre por el delito de homicidio frustrado”. ¿PRINCIPIO DE OBJETIVIDAD, DÓNDE ESTÁS? ¿Resultará prudente que el ejercicio de la facultad persecutoria contra Carabineros, cuando legalmente proceda, se concentre mayoritariamente en un solo Fiscal?

Esta es una desilusión muy grande para los Carabineros, que ha creado malestar en sus integrantes, al comprobar una vez más, que el Gobierno que ellos defienden, los abandona y los condena apresuradamente para no ser criticado por sus opositores políticos, quienes, con pleno conocimiento de sus profundas debilidades, igual presentaron una acusación constitucional.

A continuación, abordemos la CPR, que en su Art. 101, dice “Las Fuerzas de Orden de Seguridad Pública están integradas sólo por Carabineros e Investigaciones. Constituyen la fuerza pública y existen para dar eficacia al derecho, garantizar el orden público y la seguridad pública interior…”. En el tema que nos convoca solo abordaremos el orden público, por cuanto es el tema más recurrente y foco frecuente de críticas en redes sociales y medios de comunicación social

El concepto de orden público, en la Ley Orgánica Constitucional de Carabineros N° 18.961 de 1990, lo encontramos en el Art. 1° que dice expresamente “…su finalidad es garantizar y mantener el orden público y la seguridad pública interior en todo el territorio de la República …”.

A su vez, el Decreto Ley N° 2.460 de 1979 que dicta la Ley Orgánica de la Policía de Investigaciones de Chile, en su Art. 5° dice “Corresponde en especial a Policía de Investigaciones de Chile contribuir al mantenimiento de la tranquilidad pública; prevenir la perpetración de hechos delictuosos y de actos atentatorios contra la estabilidad de los organismos fundamentales del Estado”. Aunque el legislador no consideró expresamente el concepto orden público, usó tranquilidad pública, que se entiende como una situación que debe protegerse en toda circunstancia.

Atendidos todos los antecedentes, más que propuestaspresentamos un DESAFÍO al Estado en su rol de garante del Orden Público para todos los habitantes de nuestro querido país.

Propuesta N° 1: CONTROL DEL ORDEN PÚBLICO POR LA POLICÍA DE INVESTIGACIONES DE CHILE.

La Policía de Investigaciones de Chile está definida como una institución policial de carácter profesional, técnico y científico. Actualmente ha mutado a la prevención con uso de uniformes institucionales; presencia de grados jerárquicos; desfile en la Parada Militar; conformación de una Brigada de Reacción Táctica con destacada participación en competencias internacionales para grupos de élite (SWAT); cuenta con vehículos blindados todo terreno, tipo IAS Testudo, etc. Presenta existencia de cuarteles en las 16 capitales regionales y 56 capitales provinciales del país. En su organigrama destacan la Jefatura Nacional de Delitos contra los Derechos Humanos y las Personas (Jenadep) y la Brigada Investigadora de Delitos contra los Derechos Humanos (Bridehu), vale decir, presentan un compromiso y amplia experticia en el tema.

La propuesta es que la PDI debiera asumir el Control del Orden Público, mediante una Jefatura a nivel nacional de Control del Orden Público. Se fundamenta, pues, cuenta con personal experimentado en Derechos Humanos; desde una perspectiva de la administración tiene un ciclo de vida de madurez como organización; tiene 88 años de vida institucional y la experiencia acumulada para asumir desafíos que beneficien a los ciudadanos. Registra una evaluación como institución de un 74% (Encuesta Cadem N° 348). Inclusive post hechos 18 de octubre 2019, actuó con personal y equipamiento para control del orden público, sin que se conozcan denuncias del INDH.

Para reclutar el recurso humano destinado al Control del Orden Público y no generar gastos adicionales al Presupuesto Público, el Estado debiera asignar las partidas presupuestarias de las plazas no cubiertas en Carabineros de Chile, para que la PDI pueda contratar al personal operativo de Control del Orden Público, en similares condiciones contractuales que los funcionarios del Escalafón de Asistentes Policiales de la Planta General. El Centro de Capacitación Profesional (Cecapro) que depende de la Jefatura de Educación Policial y Doctrina, que es un plantel de educación policial de nivel técnico, debiera ejecutar la formación de dicho personal. Solo se necesitaría una leve modificación a su Ley Orgánica anteriormente citada, salvo estudios en derecho que opinen en contrario.

Propuesta N° 2: POLICÍA ESPECIALIZADA EN CONTROL DEL ORDEN PÚBLICO.

En las Fuerzas de Orden y Seguridad Pública, se propone estudiar la creación de una Policía Especializada en Control del Orden Público, con dependencia del futuro Ministerio de Seguridad Pública. Me detengo a explicar que, bajo la opinión del Comité Internacional de la Cruz Roja (CIRC), “el mantenimiento de la ley y el orden es una responsabilidad de las autoridades civiles”. Así, Carabineros de Chile, desarrollaría su misión esencialmente Preventiva, en la reducción de los indicadores de victimización a personas y hogares, medidos por la ENUSC. Las partidas presupuestarias de plazas no cubiertas en Carabineros de Chile se pueden transferir a esta propuesta. También, debieran realizarse estudios en derecho para evaluar un nuevo orden de las misiones de las actuales Policías.

Esta propuesta no está alejada de la realidad, en la República Federal de Alemania, la Bereitschafspolizei (BEPO) es una Policía Antidisturbios, dedicada especialmente a esta función, de este modo, la Policía Federal, se focaliza en su misión específica.

Propuesta N° 3: CURSO DE CONTROL DEL ORDEN PÚBLICO, UNA ESPECIALIDAD EN CARABINEROS DE CHILE.

Carabineros de Chile, en los hechos es la “única” institución que debe gestionar las estrategias y tácticas policiales para resguardar o restablecer el orden público, asumiendo sus hombres y mujeres los riesgos colaterales en el ámbito administrativo, penal y civil, respecto de las personas que hayan sufrido lesiones en el actuar de disolver manifestaciones agresivas y violentas. El Control del Orden Público (COP) ejecuta su operatividad policial, mediante un despliegue operativo en Prefecturas, Comisarías y Subcomisarias, en las 16 Regiones de nuestro país.

¿Qué es una especialidad en Carabineros? Es el conjunto de conocimientos profesionales, técnicos o prácticos que, reconocidos por la Institución, habilitan al personal para desempeñar funciones específicas, requeridas por la misma para el cumplimiento de sus objetivos.

¿Qué especialidades existen en Carabineros? Piloto de aeronaves; Informática y Telecomunicaciones; Montaña o Frontera; Instructor; Inteligencia Policial; Drogas y Estupefacientes; Criminología o Criminalística; Investigador de Accidentes de Tránsito; Mantenimiento de Material Aéreo; Contador General; Armamento y Operaciones Policiales Especiales. Como se advierte, se carece de un Curso con especialidad en Control del Orden Público, pese a que el actual ingreso al COP se somete al cumplimiento de diversos requisitos internos.

Se propone incorporar en el sistema educacional, nivel de especialización, un Curso de Control del Orden Público, que lleve a obtener el título de especialidad. Con una malla curricular adecuada a las actuales demandas, que considere las normas emanadas de organizaciones internacionales; normas de derecho penal de nuestro país y normas reglamentarias dictadas bajo la potestad administrativa de la institución. Además, de las observaciones y sugerencias de los Centros de Estudios de la Educación Superior y opiniones de personas expertas en el área de las ciencias policiales. Para el cuerpo docente de la nueva especialidad, exigir una acreditación académica. Mantener una capacitación continua, conforme a nuevas técnicas que se desarrollen en países desarrollados. Este personal debidamente capacitado en control del orden público, estaría igualmente en condiciones de desplegarse ante emergencias y desastres, como inundaciones, terremotos, incendios y otros, en que se coopere técnica y colectivamente para no distraer a personal de Unidades territoriales. Además, presenta la ventaja que se puede ofertar esta especialización en el Programa de Cooperación Internacional del Gobierno de Chile para Policías Uniformadas Extranjeras (CECIPU) que, fue creado el año 1995.

El Personal de Nombramiento Supremo e Institucional que postule a esta nueva especialidad, debiera cumplir requisitos de un mínimo de años de servicios; exámenes de salud; pruebas físicas y examen psicológico que mida principalmente factores como autodominio, control de impulsos. El tiempo del curso no menor a 1 año o cantidad determinadas de horas teóricas y prácticas. Solo sería necesario modificar el Estatuto del Personal y otros cuerpos reglamentarios.

Si nuestro Estado fue capaz de evolucionar desde el inquisitivo y antiguo sistema penal a la reforma procesal penal, bien podría mediante la nueva Unidad Coordinadora de la Reforma a Carabineros, analizar las propuestas y pronunciarse en aras de la transparencia pública.

SANTIAGO, 11 de octubre de 2020.

HERO NEGRÓN SCHLOTTERBACH

General (R) de Carabineros

Ingeniero en Administración de Empresas

Magíster en Gestión de Recursos Humanos

Diplomado en Ciencia Política Aplicada y Orden Público 1

imprimir

 21

Sin comentarios